lunes, 5 de septiembre de 2011

Memoria

En ocasiones la buena memoria es una ventaja. Recuerdo números, cédulas, rostros, letras de canciones y pequeños detalles que permanecen intactos por cantidades de tiempo extraordinariamente largas. Sí, tener buena memoria puede ser bueno bajo ciertas circunstancias, sobre todo cuando manejas más de 10 contraseñas, cada una con la longitud absurda de 20 caracteres, y sin ningún sentido visual ni conceptual que permita recordarlas fácilmente. En este caso, la buena memoria viene definitivamente acompañada de la paranoia. Es definitivamente ventajoso el recordar sin esfuerzo alguno cualquier dato que pudiera ser necesario durante un trámite. Los números de cuenta, de tarjeta, de suscripción, de afiliación y similares no están hechos para ser fácilmente previstos por un extraño, y por extensión son de complicada recordación. La buena memoria puede ser una bendición.

Y puede ser también una maldición, cuando no puedo olvidar ningún detalle de vos, y cuando tengo perfectamente impreso en mi mente que, en los márgenes de tu memoria fatal, nunca me recuerdas.
Aún cuando parece que alcanzara una soledad reconfortante, la maldición de mi memoria me trae tus soledades, mi soledades de tí, y es irremediable darse cuenta que aún las soledades, al juntarse, constituyen una multitud indeseable.

Mis soledades te saludan. Seguro mi memoria, maldita, no dejará de convocarlas.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Un mes de silencio.

Al final lo he aceptado.
a vos no se te olvidó
no se te pasó
es mucho más simple
para vos no existo
y vos
tan realista
no salís con fantasmas.

jueves, 30 de junio de 2011

Si, a veces se me ocurre...

A veces se me ocurre que te vas a dar cuenta lo buen tipo que soy, que estás esperando una alineación de planetas para pedirme que me entregue a tí, y tú aceptarme con total felicidad.
A veces se me ocurre que te sueñas conmigo y secretamente me lo ocultas.
A veces se me ocurre que lo siguiente que harás al verme será estamparme un beso de ensueño.
A veces se me ocurre que quieres decirme mil cosas de tí, y solamente te haces la difícil.

Cuando te tenga enfrente, sabré que no ocurrió nada de lo que pensé.
Que ninguno de mis deseos se ha cumplido.
Que sigo siendo yo, sin tí.
Pero por eso este blog se llama así.

Porque a veces se me ocurren güevonadas.

miércoles, 18 de mayo de 2011

El tiempo

El tiempo.

El tiempo no es más
que un baúl de nostalgias.
Y cada vez que me asomo
encuentro
un sinnúmero de palabras
un montón de sonrisas
todo lo mío
todo sin tí
una trama completa
de un amor descaradamente fuerte
y descaradamente inútil.
Cada vez que veo el tiempo
te encuentro en el pasado
nunca en el presente
y cuando te imagino
en el futuro
de inmediato lo asumo.
No estas aquí.

El tiempo no es más 
que un baúl de nostalgias.
Y lo he vuelto a cerrar.

jueves, 28 de abril de 2011

Aprendiz

Bien dicho está
las mujeres
son el misterio más grande
del universo.
Después de tanto tiempo
solo he aprendido
a sacarte una sonrisa
y nada más.

sábado, 19 de marzo de 2011

Rain-bow.

Arco de colores.
Arco-Iris.
Arcoiris.
No importa su nombre.
Es aquella traza
de tu mirada
que me transforma
como la lluvia
en algo dispuesto
a caer implacablemente
a desintegrarse
de forma inevitable
con el único objetivo
de llegar al final
al extremo
a la esencia
de tu presencia.
Y una vez allí
es evidente.
Tu mirada
me transforma
en otro
Arcoiris.

PD: Escrito en julio de 2009. Para ser mas precisos el 18. 
PD: Algo del 17 de Julio de 2009:

Siempre 
me 
dejas
sin 
palabras.

;)